Etiquetas

, , , , , ,

Ya lo anoto en el ‘acerca de…’, pero por si acaso, me repito en este post de preámbulo: sí, soy Dany Rodway, el auténtico, el que reniega de facebook y twitter (para uso personal), el promotor, director y redactor jefe de DIARIO Bahía de Cádiz desde que navega por los mares de internet, allá por el verano de 2004. Sin embargo, cuando me desahogue aquí lo voy a hacer como individuo que se representa a si mismo, no al periódico, pese a que ese periódico sea parte indisoluble de uno mismo.

¿Y por qué abrir un blog ahora? No sé, es la respuesta. No todo tiene que tener una respuesta… Sí, ya, ya pasó de moda, ahora lo ‘cool’ es abrirte una cuenta en twitter y pasarte el día sobando la pantalla del móvil modenno lanzando ocurrencias más o menos plausibles, o bien informando diligentemente de lo que comes e incluso de todo el proceso digestivo siguiente, también el momento ‘cadena del wáter’, sí… No tengo respuesta clara, lo admito. De hecho es posible que la rutina del día a día (la “monotonía de la lluvia tras los cristales”, como plasmara Machado), la urgencia del tener que sacar otra edición del periódico con contenidos decentes, y todo lo que gira alrededor de una empresa informativa que trata de sobrevivir en estos tiempos grises, me absorba y no pueda dedicarle a este blog el tiempo que no tengo.

Pero quiero intentarlo. Quiero tener este pequeño cuaderno íntimo -abierto y compartido con todos los lectores de DIARIO Bahía de Cádiz, y el que quiera cotillear, vaya paradoja- donde, cuando pueda y cuando sienta la necesidad de anotar una idea, una queja, un pensamiento, una vivencia, una foto, una reflexión… lo que sea, esté ahí, a golpe de click.

Eso sí, desde ya advierto de que no describiré mi almuerzo o cena, ni el antes ni el después de sentarme a la mesa; ni hablaré del timo de Bankia, ni de la amedrantadora prima de riesgo, ni de la nariz de Belén Esteban, ni del dedo de Mourinho, ni de elefantes reales. No por nada, ya lo hacen otros, muchos, demasiados… y, sinceramente, es que estos temas ‘churros’ que invaden los medios de comunicación generalistas, incluso los que se auto-llaman serios y líderes, me interesan nada. O menos aún.

Es el primer blog que abro, o mejor dicho, la primera vez que lo hago con nombre y apellidos, a pecho descubierto. Soy humano. No crucificarme. O me voy, con la pelota. Lejos, muito longe

About these ads